“Pusimos fin a su tortura”

0
65

Los ginecólogos Cecilia Ousset y José Gijena, publicaron una carta pública en Facebook. Son los médicos que realizaron la microcesárea a la niña tucumana de 11 años violada por la pareja de su abuela y que el Gobierno de la provincia de Tucumán forzó para que no pueda abortar a pesar de los pedidos de la menor: quiero que me saquen “lo que el viejo me puso en la panza”.

Un grupo de médicos y abogados antiderechos denunciaron a los médicos y los acusaron de “homicidio calificado” luego de que falleció el bebé prematuro. En la carta explican que su intervención en el caso de Lucía fue “a pedido de las autoridades del gobierno” contemplada en “las normas legales vigentes en Argentina”. “En cuanto conocimos la realidad de Lucía pusimos fin a su tortura. ¿Cuántas semanas hay que esperar para frenar un tormento? Para nosotros ni un solo día”, argumentaron.

El artículo 86 del Código Penal y el fallo F.A.L. de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, establece que el pedido que hizo la niña de 11 años junto a su madre para acceder a una Interrupción Legal del Embarazo (ILE) es un derecho que se debe garantizar de inmediato. Sin embargo, el sistema de salud tucumano tardó 5 semanas y el gobierno provincial impuso barreras burocráticas y jurídicas para dilatar y promover el avance gestacional y forzar el nacimiento del bebé.

“No podemos negar la sorpresa y la conmoción ante la realidad de las niñas y adolescentes violadas y torturadas en nuestra provincia. Queremos que piensen solo en ellas y pongan su esfuerzo en frenar esa práctica perversa”, pidieron los médicos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
NOMBRE