La ruta del telar catamarqueño

0
222

La Ruta del telar es un proyecto que integran una red de talleres familiares artesanales, locales de asociaciones, cooperativas y comunidades de pueblos originarios, con el fin de ofrecer al turista su trabajo de primera mano.

 

Chales, chalinas, corbatines, los tradicionales ponchos, mantas bordadas, los pullos y vinchas para sombreros. Pero también, y aquí lo más interesante, el modo de vida que se traduce en ese hacer. Porque como no nos cansamos de explicar, es fundamental conocer para reconocer. Y estos artesanos invitan a pasar a sus casas/rancho/ taller y a su telar, generalmente bajo la sombra de un árbol, para compartir vida y obra.

 

Así, esta particular ruta, ubicada en el Departamento de Belén, a unos trescientos kilómetros de la capital catamarqueña, suma más de cincuenta “postas” que involucran a más de trescientos artesanos, que de manera independiente, familiar o asociacional se nuclean en la CAVALAF (Cadena de Valor de Lana/ Fibra). Las instituciones que acompañan este proyecto son los Municipios de Belén, Londres, Pozo de Piedra, La Puerta de San José, San Fernando, Hualfín, La Puerta de Corral Quemado, Corral Quemado, Villa Vil, la Secretaria de Estado de Turismo de la Provincia de Catamarca, la Universidad de Catamarca, el INTA y la Secretaría de Agricultura Familiar – Ministerio de Agroindustria de la Nación.

 

Un bello camino que se puede hacer durante todo el año, enamorándose del tejido fino de vicuña de Belén, la guarda atada de Londres o los pullos de Corral Quemado.

 

El Londres de Catamarca en una casona antigua, el bello Museo Folklórico, que se concreta gracias a esfuerzos del municipio, la provincia, la Fundación Azara y el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación, tiene como misión la defensa, difusión y conservación de las costumbres, creencias, artes y saberes del campo. “Una aclaración es oportuna”, explica Claudio Bertonatti, director de Azara. “Lo más importante de este tipo de museos no son los objetos que se presentan, sino los conocimientos populares que los han creado y lo que estas piezas permiten contar sobre ellos”.

 

Es por eso que allí se dan cita en un espacio de exposición y venta los protagonistas de esta posta, todos maestros artesanos que llevan el saber en su sangre por generaciones -Angela Gutiérrez, Pascuala Quispe, Félix y Andrea Gutiérrez, Sara Yapura y Ramón Cabrera, María Díaz y Vicenta Rivas. Todos sencillos pero orgullosos de un saber que enaltecen desde hace años, con las manos ajadas del trabajo pero idéntica pasión y la generosidad del que sabe, hoy abriendo todos las puertas de sus casas a quien quiera visitarlos. En todo momento, como señalan, ya que su trabajo es de tiempo completo y muchas veces, en esos días de calor sórdido del norte, duermen de a ratitos en sus sillas de trabajo ya que a la noche el calor amaina y así pueden responder a sus encargos.

 

Por último, de forma independiente, pero todo un emblema de la región, en la ciudad de Belén también se encuentra el local y taller Rua Chaky del artesano Ramón Baigorria, quien junto a su esposa Graciela Carrasco, despliega todo su arte en una paleta de los colores del arco iris y con un absoluto virtuosismo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
NOMBRE