La Divina Comedia habla de nuevo por un argentino

0
136

Quien no ha leído la Divina Comedia la ven como un como un encuentro irrenunciable; pero también quien la conoce ya sabe bien que «una sola lectura no basta para entenderla a fondo» explica Pablo Maurette, argentino de origen italiano (el abuelo era de Casale Monferrato) que enseña literatura comparada en Chicago.

Por eso decidió compartir en Twitter su enésima relectura de la literatura italiana más conocida en el mundo. La aventura de #Dante2018 ha tenido un enorme seguimiento online, que se ha extendido a otras redes sociales como Instagram y Facebook.

La fórmula es muy simple, escribe Filippo Femia en «La Stampa» describiendo la escansión del proyecto: un canto al día durante cien días. cada uno lee los tercetos por cuenta propia y los comenta enTwitter; trinos provenientes de los cinco continentes que depsués se convertirán en notas a pie de página.

Un éxito planetario, con miles de usuarios hispanófonos que comparten el cmaino del profeta florentino, publicando frases, pero también imágenes y dibujos: mapas del infierno, ilustraciones del canto del día, bocetos de los protagonistas de los tercetos. «#Dante 2018 es gratis, abierto 24 horas al día y la gente se puede unir en cualquier momento», explica Maurette.

También la estructura, según el estudioso, ayuda al lector digital. «La escansión de cien cantos le da una redondez definida. Y se emplea no más de media hora para cada canto». La aventura de #Dante2018 terminará el 10 de abril, pero Maurette piensa ya en la próxima lectura.

En muchas librerías de Buenos Aires las obras de Alighieri están agotadas; un enamoramiento cultural que tiene muchos precedentes. Más allá, naturalmente, de los Nueve ensayos dantescos (1982) de Borges, se recuerda, al menos el más reciente Yo Dante Alighieri.

En mitad del camino de la vida (2015) de Roberto Alifano, biografía novelada fruto de diez años de trabajo y de numerosos viajes en el Bel Paese. Entre las historias y las leyendas florecidas sobre Dante, Alifano recuerda aquella según la cual sus cenizas no se encontrarían en Ravenna, donde fue sepultado, sino en Argentina, gracias a la intervención de los franciscanos que custodiaban los cadáveres.

.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
NOMBRE