41 años de amor

0
54

“Nos quisieron matar y nos sembraron”, dijo Estela Carlotto mientras miraba a los nietos y nietas que habían subido al escenario del teatro San Martín, algunos con los familiares y amigos que aplaudían desde la butaca. 

 

Las Abuelas de Plaza de Mayo cumplieron 41 años y lo celebraron porque, como explicó Manuel Gonçalves durante la fiesta, “estos aniversarios son de festejos para darnos fuerzas y buscar muchos más nietos”.

 

Las Abuelas invitaron a León Gieco y Silvio Rodríguez, quien cantó para ellas algo que hace mucho no tocaba y dice: “sólo el amor convierte en milagro el barro/sólo el amor alumbra lo que perdura”. Para ellas, que cumplieron 41 años de amor perdurable.

 

“Si hay alguien para quien cantarle es un honor, es para ustedes, para las Madres, para las Abuelas, gracias por invitarme”, dijo Gieco, que abrió la noche y que entre otras canciones cantó el tema que musicaliza el documental El Camino de Santiago, sobre la desaparición, búsqueda y muerte de Santiago Maldonado.

 

“No lo pensábamos hacer pero vi que está  Sergio, el hermano de Santiago”, explicó. “Cuenten conmigo siempre”, les dijo a las Abuelas al terminar y Manuel le retrucó: “Le escribiste una canción hermosa a Juan (Cabandié), hay otros 127 nietos que estamos esperando una canción, entiendo que te vas porque ahora te vas a poner a escribir”.

 

Manuel Gonçalves y Lorena Battistiol –nieto y hermana que busca a su hermano o hermana nacido en cautiverio— oficiaron de maestros de ceremonia. Juntos hicieron un repaso de los principales hitos del año para las Abuelas: la alegría de haber recuperado, desde octubre del año pasado,  cuatro nietos y la tristeza de haber perdido seis abuelas.  Hubo un recuerdo especial para Raquel, a quien Lorena mencionó como un “puntal” de la institución.

 

Raquel fue una de las fundadoras de Abuelas y también estuvo en el primer grupo de Madres de Plaza de Mayo. También habló de los logros judiciales del año, como las condenas del juicio sobre el Hospital Militar de Campo de Mayo, la revocación de la absolución del represor Eduardo Alfonso y el juicio que acababa de terminar, en el que en Paraná se juzgó a tres médicos responsables de las apropiaciones de los hijos de Raquel Negro y Tulio Valenzuela.

 

El actor e integrante de Teatro por la Identidad y colaborador de Abuelas desde que tenía 11 años, Martin Slipak participó de la fiesta. Y la nieta Adriana Garnier, encontrada a fines del año pasado, subió al escenario junto con su abuela Blanca para cantar un tango. “ Yo soy bastante audaz y ella me sigue”, dijo Blanca, de 87 años.

 

“Estoy eternamente agradecida a las Abuelas, a todos los que hacen esto, gracias a ellas estoy acá y son Adriana Garnier Ortolani, hija de Edgardo Garnier y Violeta Graciela Ortolani y nieta de Blanca”, aseguró Adriana.

 

El coro “Vocal consonante” cantó dos temas de Silvio Rodríguez y a continuación entró al escenario el cantante cubano, que cantó entre otras canciones, las clásicas Solo el amor,  y Pequeña serenata diurna. El final fue con todos, encabezados por Gieco, cantando a capela Como la cigarra.

 

Estela subió para agradecer y para decir que “las lágrimas hay que transformarlas en lucha, en resistencia y en esperanza”. “Muchas de nosotras decimos gracias a pesar del dolor porque podemos dejar algo a la posteridad para que esta historia no se repita, para el Nunca Más”, señaló. Y dejó su mensaje para el presente: “Hay que tratar de revertir todo lo malo, sin violencia pero con una gran fuerza, la fuerza está en nosotros”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
NOMBRE