El subte tiene sustancia cancerígena y nadie se hace cargo

0
919

Los metrodelegados advirtieron que ya pasaron 15 meses de la denuncia de asbesto en los coches del subte y 12 de la presentación judicial por la presencia de amianto en las formaciones, pero ni el gobierno porteño ni la justicia ni Metrovías toman medidas para limpiar a los vagones de la sustancia que está clasificada como un cancerígeno humano.  

Además indicaron que también se detectó en trenes de las otras líneas, en el techo del cuarto de descanso de conductores del Premetro y en frenos de escaleras mecánicas. “Estamos haciendo todo para que no se llegue a parar la línea, pero tampoco puede funcionar a costa de nuestra vida ni la de los usuarios. Exigimos que realicen las mediciones y los análisis médicos correspondientes”, detalló a P/12 el secretario de Salud Laboral y Condiciones en el Medio Ambiente de Trabajo de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subterráneo y Premetro (Agtsyp), Francisco Ledesma.  

Aseguró que la línea B está en estado de alerta naranja porque de los 24 trenes que recorren la línea, sólo 17 están funcionando y que si por algún desperfecto llegan a quedar en funcionamiento sólo 15, la línea se va a paralizar. “Por protocolo, cuando se llega al alerta rojo, significa que tenés todas las cocheras llenas de trenes y no se puede estacionar ninguno más. Si se rompe uno, no se lo puede llevar al taller y se para la línea porque no hay dónde evacuarlo. Ahora, todavía quedan dos lugares libres antes de que colapse. Y si se queda una formación en el túnel es muy peligroso evacuar porque en la B hay tercer riel”, es decir, alimentación eléctrica, agregó. 

Desde hace dos meses los trabajadores del taller Rancagua, donde se realiza el mantenimiento, hacen retención de tareas en piezas que saben que tienen asbesto y no las tocan para resguardar su integridad. El material contaminante está en los vagones CAF 5000, que había comprado Mauricio Macri cuando era jefe de gobierno porteño al Metro de Madrid, donde se registraron casos de cáncer entre trabajadores. 

“La empresa nos decía que no queríamos trabajar y que no había asbesto”, recordó Ledesma, quien señaló que “recién en diciembre Subterráneos de Buenos Aires (Sbase) reconoció la situación”. 

Por su parte, el sindicato envió a analizar muestras de diversas formaciones a la Universidad Nacional del Sur (UNS). El informe concluyó que había rastros de asbesto en los coches Mitsubishi de la B, los Gee-Caf de la Línea E, los Nagoya y General Electric de la Línea C, en los Fiat de la E, en los Siemens de la H, en el techo del cuarto de descanso de conductores del Premetro, y en frenos de escaleras mecánicas, principalmente de la línea E y D.  

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
NOMBRE