Vuelve el “barril criollo” a US$ 45 pero con requisitos

0
122

El Gobierno fijó por decreto el precio sostén para la producción local de petróleo. A cambio del “barril criollo”, las empresas deberán cumplir requisitos como mantener el nivel de empleo, inversiones y con restricciones al mercado de cambios.

A través del Decreto 488, el Gobierno se comprometió a no aumentar el Impuesto a los Combustibles Líquidos (ICL) hasta el primero de octubre. Pero no se congelaron los precios en los surtidores.

Hasta finalizar el 2020 “las entregas de petróleo crudo que se efectúen en el mercado local deberán ser facturadas por las empresas productoras y pagadas por las empresas refinadoras y sujetos comercializadores, tomando como referencia para el crudo tipo Medanito el precio de 45 dólares por barril”, explica la norma.

Este precio “será ajustado para cada tipo de crudo por calidad y por puerto de carga, utilizando la misma referencia, de conformidad con la práctica usual en el mercado local”, agrega.

Durante el plazo de vigencia de esta medida, las empresas productoras deberán sostener los niveles de actividad y/o producción registrados durante el 2019, tomando en consideración la situación actual de contracción de la demanda local e internacional, tanto del petróleo crudo como de sus derivados, producto de los efectos de la pandemia de COVID-19.

Por lo que hubo un “marco de consenso” entre el sector empresarial y los empleados. Deberán cumplir con el sostenimiento de los contratos vigentes con las empresas de servicios regionales y mantener la planta de trabajadores que tenían al 31 de diciembre del año pasado. Por su parte, el Ministerio de Desarrollo Productivo controlará que las empresas cumplan con el Plan Anual de Inversiones.

Además, para acceder al barril criollo las productoras no accederán al mercado de cambios para la formación de activos externos ni adquirirán títulos valores en pesos para su posterior venta en moneda extranjera o transferencia de custodia al exterior.

Asimismo, las refinadoras y sujetos comercializadores deberán adquirir el total de la demanda de petróleo crudo a las empresas productoras locales, y en el caso de las empresas integradas, de resultarles necesaria la compra de crudo por encima de su propia producción y de la de sus socios, efectuarán dichas compras con parámetros similares a los de 2019, contemplando la calidad de crudo que requieran los procesos de refinación en cada caso.

Tampoco podrán efectuar “operaciones de importación de productos que se encuentren disponibles para su venta en el mercado interno y/o respecto de los cuales exista capacidad efectiva de procesamiento local”.

Paralelamente, el Gobierno decretó el congelamiento de los impuestos a los combustibles (nafta sin plomo, nafta virgen y gasoil) hasta el 1 de octubre.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
NOMBRE