La meticulosa preparación del balotaje

0
126

por Jorge Asis

“Son incompetentes para gobernar, pero saben ganar elecciones”.  Para vencer en 2019 al Colectivo Cambiemos, Los Invencibles de la Big Data, el peronismo tiene que preparar meticulosamente el balotaje de 2019. A más tardar antes del Mundial, necesitan identificar al candidato a presidente (y al elegido para gobernar Buenos Aires). El relevamiento indica que deben construir al margen de lo que decida hacer La Doctora, con su Unidad Ciudadana.

El candidato puede salir entre los gobernadores activos del peronismo, aunque algunos aún no estén consolidados en sus respectivos territorios. Los gobernadores desplazaron a los sindicatos en el rol mitológico de columna vertebral. Brotan en primer lugar tres exponentes. En el siguiente orden: Juan Manuel Urtubey, 48 años. Experimentado gobernador de Salta que ya no tiene reelección. Un peronista presentable, a veces perdonable. Supo destacarse como “dador voluntario de gobernabilidad”. Aunque haya perdido en la última elección legislativa, amaga con querer ser. Es el “tiempista” clásico. Pero el tiempo se lo puede llevar puesto como una bufanda, si no actúa con claridad, decisión y convicciones.

Sergio Uñac, 48 años, otro gobernador presentable. De San Juan. Sabe Uñac que está de moda y sin embargo no se desvive ni marea por representar el rostro sorprendente de la novedad. Es mencionado en la totalidad de las mesas de la rosca eventual. Lo piensan. Es motivo de consultas. Tiene el atributo de haber ganado en las legislativas de 2017.

El tercero es Juan Manzur, 49 años. Gobernador de Tucumán. Un moreno entrador, astuto y veloz. Boceto de Menem en gestación. De ser el designado alguno de los tres, se impone incorporar a los tres caudillos que los auditan. Y probablemente les generen rencores parroquiales.

Juan Carlos Romero, de Salta; José Luis Gioja, de San Juan; y el radical -trasplantado como peronista- José Alperovich, de Tucumán. Exponentes de la generación anterior, que mantiene cuadros que aún gobiernan. Como Jorge Verna, en La Pampa, o Gildo Insfrán, en Formosa.

Esta generación resistente mantiene dos figuras que siguen en pie, con intenciones de proyectarse. Alberto Rodríguez Saa, gobernador de (el Estado Libre Asociado de) San Luis. Hoy el Alberto sintoniza con La Doctora. Como Milton Capitanich, que también amaga con saltar, desde la intendencia de Chaco, hacia la presidencia de la nación.

Es el mismo desafío audaz que Sergio, el titular de la Franja de Massa, intentó desde Tigre, y con un leve “stage” en el parlamento. (Massa es unánimemente el preferido para Buenos Aires). El otro obstinado es José Manuel De la Sota, El Cordobés Profesional. Ahora no gobierna. Por su popularidad, por el respeto que genera entre la militancia, De la Sota es promovido por algún sindicalista más influyente que poderoso. Ambos, El Alberto y José Manuel, disponen de una bala más en la recámara. Para dispararla en 2019, cuando carguen con los fronterizos 70 años.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
NOMBRE