La carta es un intento de extorsión a la oposición

0
128

Por Carla Arakelian.

Mauricio Macri envió la carta con los 10 puntos de “consenso” a dirigentes de la oposición entre los que se encuentran Cristina Fernández de Kirchner, Sergio Massa, Roberto Lavagna, la Iglesia, la CGT y la UIA. 

El primer objetivo del Gobierno, antes de que la idea se transforme en pesadilla, fue acordar con el PJ que conduce el senador Miguel Ángel Pichetto y dejarla fuera a Cristina Fernández de Kirchner, para darle una señal al exterior de que la ex presidenta no formaba parte del círculo de “consenso” sobre las políticas económicas de las que sí concordaban los demás dirigentes. Entre otras cosas, querían dejar claro que todos menos Cristina estaban a favor de la reforma laboral y previsional. También deslizar la idea de que la ex mandataria no pagaría la deuda, aunque su gestión pasada evidenciara lo contrario

Sin embargo, el viernes pasado el plan del Gobierno comenzó a caer cuando Sergio Massa y Roberto Lavagna se sintieron ninguneados y se despegaron de la jugada fallida porque no era negocio quedar pegado con ningún programa del Ejecutivo.  

En ese sentido, el equipo de Mauricio Macri cambió de estrategia y decidió sumar a toda la oposición en un intento de subir a todos al Titanic. Tal es así, que ayer, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, dijo que “no es oportunismo, es la necesidad que tiene la Argentina hoy, en un momento difícil, de mostrar que somos un país serio que se puede poner de acuerdo en cosas básicas y elementales”.

“Está empezando a tomar cuerpo esta idea del Presidente, que es compartida por muchos dirigentes de la oposición que manifestaron públicamente la necesidad de consensuar puntos básicos”, explicó y consideró que “son puntos básicos que no tienen que formar parte de la discusión político, partidaria y electoral”. Sin embargo, esos ítems sí hablan específicamente de posturas ideológicas en las que cada partido tiene su mirada y no hay punto de encuentro

La carta completa: 

La Argentina ha logrado a lo largo de los años algunos acuerdos básicos que permitieron fortalecer nuestra democracia. El consenso democrático que cerró las puertas a experiencias autoritarias, la Asignación Universal por Hijo, el rechazo a la violencia política, la alianza estratégica con el Mercosur, por dar algunos ejemplos.  

Pero claramente hemos tenido problemas para acordar sobre cuestiones básicas de nuestro desarrollo económico. Nuestra historia en este tema ha tenido muchos fracasos, convirtiendo nuestro país en una paradoja mundial por la falta de desarrollo y la pobreza pese a nuestros recursos y nuestras potencialidades.  

Por ello, cada vez que se acerca un proceso electoral, existen muchas dudas sobre nuestro futuro. Los argentinos y el mundo quieren tener más claridad y certeza de que hemos podido dejar de discutir algunas cosas que ya no se discuten más en la mayor parte de los países. 

Por eso le quiero pedir que pueda expresarse sobre estos diez puntos que consideramos imprescindibles para despejar algunas de esas dudas que existen sobre nuestro país. 

Estos puntos no son un plan de gobierno, ni una propuesta electoral, ni un contrato de adhesión. Son una invitación para que podamos despejar algunos temas esenciales de nuestras discusiones. Confío en que desde la madurez democrática podremos dar una muestra de acuerdo que nos permita darle mayor tranquilidad a los argentinos. 

1. Lograr y mantener el equilibrio fiscal, tanto en la Nación como en las provincias. 

2. Sostener un Banco Central independiente en el manejo de los instrumentos de política monetaria y cambiaria, en función de su principal objetivo que es el combate a la inflación hasta llevarla a valores similares a los de países vecinos. 

3. Promover una integración inteligente con el mundo, trabajando para el crecimiento sostenido de nuestras exportaciones. 

4. Respeto a la ley, los contratos y los derechos adquiridos con el fin de consolidar la seguridad jurídica, elemento clave para promover la inversión. 

5. Creación de empleo formal a través de una legislación laboral moderna, que se adapte a las nuevas realidades del mundo del trabajo sin poner en riesgo los derechos de los trabajadores. 

6. Reducir la carga impositiva nacional, provincial y municipal, empezando por los impuestos distorsivos. 

7. Consolidación del sistema previsional sostenible y equitativo que dé seguridad a los jubilados actuales y futuros. 

8. Consolidación de un sistema federal transparente que asegure transferencias a las provincias no sujetas a la discrecionalidad del Gobierno Nacional de turno. 

9. Asegurar un sistema de estadísticas profesional, confiable e independiente. 

10. Cumplimiento de las obligaciones con nuestros acreedores

Desde ya que estamos abiertos a escuchar agregados o aportes que usted considere que refuercen el mensaje de previsibilidad que podemos dar, ya que esto implica el inicio de una conversación abierta”. 

 Atentamente, 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
NOMBRE