Un gremio pide al gobierno que regule el precio del pan

0
82

Un sector del gremio de Panaderos aseguró que “aumentarle el pan a los pobres es fascista”, denunciaron un lock out patronal al intentar llevar el kilo de pan a precios internacionales, y pidió al gobierno que regule el precio de la harina.

 

Ante la emergencia decretada por la Federación Argentina de Industrias de Pan (Faipa), el Secretario General del Sindicato de obreros Panaderos de Lanús, Gabriel Ruiz señaló: “no son los trabajadores panaderos los que plantean la emergencia. Son algunos sectores empresariales que quieren hacerse millonarios de un día para el otro”.

 

El gremio de los panaderos no soporta el atropello de empresarios que “quieren el lock out patronal del sector”, afirmó Ruiz quien aseguró que “aumentarle el precio del pan a los pobres es sedicioso”.

 

En ese sentido, dijo que el aumento encubierto en el kilo de pan va a repercutir no solo en los bolsillos de los trabajadores sino en la inflación que se toma a partir de la medición de las variaciones de los precios de la canasta de bienes y servicios consumidos por una familia donde el pan es indespensable.

 

“El cierre de panaderías no es producto sólo de algunas políticas de gobierno sino también a la gran desorganización por la que atraviesa la industria panaderil. A pesar de saber todo esto toman actitudes inconsultas y autoritarias”, afirmó Ruiz.

 

El gremialista se refirió a los molineros “Es una locura que quieran llevar el trigo a precio internacional. Es demencial que una bolsa de harina salga $ 1.000. Los molineros son especuladores inescrupulosos. Desde nuestra organización llamamos al Gobierno a intervenir de manera urgente en la especulación de los molinos porque será la única manera de regular el precio del Pan”.

 

Ruiz agregó “Estamos preocupados por la situación que atraviesa el sector. Estamos trabajando en alternativas para contrarrestar la realidad actual pero no compartimos la emergencia decretada por los empresarios de la FAIPA, ellos no representan a los trabajadores, y representan los intereses de la patronal que tiene más el 50 % de los trabajadores en negro”.

 

Y agrego que “la industria está desorganizada. Más del 50% de nuestros trabajadores no están registrados por culpa de la patronal, la misma que decretó la emergencia nacional de las panaderías”.

 

Finalmente, reiteró las acusaciones a los molineros “son nefastos e insurrectos. Están buscando un lock out patronal de nuestro sector panadero. Si el Gobierno no les pone freno, van a generar desabastecimiento y como consecuencia van a dejar más trabajadores en la calle”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
NOMBRE