Smokehouse: nueva tendencia en carnes

0
278

La gran novedad carnívora de la temporada usa un increíble método de cocción ahumada y cortes estacionados. Un buen ejemplo es Bestia: una smokehouse en San Isidro con una atmósfera rústica pero cool

 

El nombre, su espacio tipo galpón de chapa, el mural con un jabalí y las carnes exhibidas dentro quieren dejar un punto claro: no es un lugar para vegetarianos. Por fuera puede que ni lo registres, porque, aunque ocupa una esquina bastante concurrida de San Isidro (Primera Junta y la vía), su color gris se camufla bien. Por dentro es otra historia. Con una identidad bien rústica, las mesas de madera y las lámparas colgantes le dan forma a la onda industrial.

 

La barra se impone con estilo –los cocktails son súper recomendables y el barman muy copado–, y el patiecito al aire libre se postula como el espacio para quienes van sin reserva y les toca esperar. Porque sí, esta smokehouse abrió hace dos meses y ya tiene lista de espera.  Ahora bien, ¿qué se come? 100% carne – excepto por una sola entrada y los postres, obviamente – con un método de cocción ahumado y una combinación de sabores gourmet. Y, aunque a veces se asocie esta palabra con el concepto de platos pequeños, este no es el caso para nada.

 

Para empezar, no podían faltar unas buenas mollejas, ahumadas y con nuez pecan, jengibre, escarola y limón asado (riquísimas). ¿Una opción para compartir? Las croquetas de carne ahumada con mayonesa de cilantro y lima, y otra salsita picante. Los cortes de los principales (ojo de bife, dry aged, t-bone, y más) son súper abundantes y, como si fuera poco, vienen con doble guarnición. Una fija, designada al plato particular, y otra a elección.

 

Los precios están entre los $350. La que más sale es la costilla de vaca. Para la parte dulce, las opciones son solo tres, y, aunque no lo crean, también se usa el smoked en esta sección, en el flan con dulce de leche ahumado. Se entendió cuál es la especialidad, ¿no?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
NOMBRE