SABOR MAPUCHE: PROPONE RECUPERAR RECETAS ANCESTRALES

0
211

Un matrimonio descendiente de mapuches crearon sabor mapuche, un comedor que ofrece una carta de menú con recetas originarias siguiendo las técnicas ancestrales. De esta manera una nueva generación de mapuches entienden que el turismo es una herramienta para difundir su cultura.

 

Los jóvenes mapuches entienden que una de las mejores formas de promover y difundir su cultura es por medio de la gastronomía. Lauriano Ríos es hijo de galeses y mapuches, está casado con Yanina Nahuelpan, originaria, y juntos desde la Comarca de los Alerces crearon el emprendimiento Sabor Mapuche que rescata y revaloriza recetas mapuches que venden a los turistas que se acercan a conocer más sobre esta importante cultura patagónica.

 

Lauriano es una muestra de cómo fue posible la convivencia entre mapuches y galeses. Yanina, su esposa descendiente directa, es un ejemplo de cómo los pueblos originarios en la Patagonia han podido conservar sus tradiciones, y hacer que estas puedan ser una alternativa laboral. Hace tres años que este matrimonio decidió apostar por Sabor Mapuche. La clave fue consultar a la abuela de Yanina, doña Blanca Mattus. Fue ella quien les traspasó los conocimientos para comenzar a preparar alimentos ancestrales.

 

La abuela Blanca les aconsejó hacer Trapichazi, una variante del Merkén, un aliño muy usado en Chile que tiene ají ahumado y sales saborizadas. Después de algunos meses de pruebas, Sebastián Ríos -chef y hermano de Lauriano- los ayudó en la parte práctica. Fue así como nacieron los primeros alimentos.

 

“Teníamos la necesidad de dar a conocer nuestra cultura, nuestras costumbres, y qué mejor manera de hacerlo que a través de la cocina. La cocina de cada familia habla sobre el pequeño mundo que es esa comunidad y las recetas y los sabores se van transmitiendo de generación en generación. Son esos saberes los que mantienen viva la cultura de cada comunidad. Lo que uno aprende en la cocina donde se crió se mantiene vivo para siempre, por eso es necesario transmitirlo“, declaró Lauriano al diario La Jornada.

 

Yanina y Lauriano viven a un costado de la Ruta 40, en Casa de Piedra (18 km de Esquel), alrededor del bosque andino tienen su comedor, que poco a poco y de boca en boca va ganando espacio en la oferta turística de la Comarca. “Las personas que nos visitan también tienen la oportunidad de conocer nuestra lengua ancestral, el Mapuzungun. Nosotros mismos, los más jóvenes lo estamos aprendiendo. Es una lengua que se transmite en la medida en la que uno va necesitando algo para la vida cotidiana. Cada palabra nueva que uno aprende es a partir de un deseo relacionado con algo simple que se utiliza en el día a día”, afirma Lauriano.

 

Con el tiempo van ampliando su carta de menú. Con el asesoramiento de Sebastián, también llegó otro chef, Rodrigo Gajardo. De esta forma la pata culinaria ya estaba asegurada. Sabor Mapuche, además de aliños hacen carne con choique y preparan carne de guanaco, pero la legislación hace muy difícil el uso de esta carne y de esta manera preparan las recetas con carne ovina, de potro, pollo y cerdos, siempre siguiendo las recetas y técnicas ancestrales.

 

“A partir de nuestro emprendimiento los jóvenes comenzamos a revalorizar nuestras tradiciones a fin de compartirlas con quienes se acercan a conocernos. Nosotros nos consideramos mapuches y nos interesa compartir nuestra cosmovisión. Estamos en una época en la que es necesario conocernos y reconocernos en nuestras tradiciones. Nos ha pasado que ha venido gente y ha preguntado “¿dónde están los indios?”, supongo que con el correr del tiempo esas cuestiones se van a ir disipando y llegará el día en que no hará falta aclarar que somos todos hijos de la tierra y por lo tanto iguales unos y otros“, concluye Lauriano.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
NOMBRE