Un nuevo fiscal en la causa AMIA

0
56

Familiares de las víctimas de AMIA y Memoria Activa rechazaron la designación de Sebastián Lorenzo Basso en la unidad especializada para investigar el atentado. La tía del “nuevo fiscal” estuvo involucrada en el encubrimiento del atentado y él intervino en la causa por la muerte de Luciano Arruga.

 

Una de las visitas más llamativas que Telleldín recibió en la cárcel, cuando cumplía prisión preventiva por haber vendido la Traffic que voló la AMIA en julio de 1994, fue la de la entonces camarista María Luisa Riva Aramayo.

 

La jueza menemista, amiga de Corach, fue la que aportó pistas que llevó a juicio a un grupo de policías bonaerenses por el atentado que asesinó a 85 personas y desvió al mismo tiempo la línea de investigación de la llamada “pista siria” que conducía a la Casa Rosada.

 

Riva Aramayo falleció sin ser investigada judicialmente por su rol en el encubrimiento, pero su nombre vuelve a estar conectado con aquel ataque: su sobrino, el fiscal Sebastián Lorenzo Basso, es el nuevo titular de la unidad especializada en investigar y hallar a los responsables del crimen.

 

Basso fue designado en reemplazo de los fiscales Roberto Salum y Santiago Eyherabide, proviene del fuero judicial de Morón e intervino en la causa que investigó la muerte de Luciano Arruga, y en un expediente donde Guillermo Moreno está imputado por la cesión de terrenos del Mercado Central.

 

Antes de llegar allí fue secretario del fiscal Luis Comparatore, rol desde el que participó de, por ejemplo, la investigación de las muertes provocadas por la represión desatada en la Ciudad de Buenos Aires el 19 y 20 de diciembre de 2001.

 

Según la resolución que firmó el procurador Eduardo Casal, el cambio en la Unidad AMIA se realiza con el “fin de asegurar un eficiente y adecuado desempeño de las funciones de este Ministerio Público Fiscal”, “posibilitar un mejor aprovechamiento de los recursos humanos disponibles y favorecer así la defensa de los intereses por los que el organismo debe velar”.

 

Además, el interventor de la Procuración General consideró que “resulta apropiado designar otro magistrado de este Ministerio a fin de garantizar un abordaje de la investigación acorde con la extensión, complejidad y diversidad de las distintas actuaciones en las que debe intervenir esta dependencia especializada”.

 

Lo que no explicó en la designación fue por qué ni Salum ni Eyherbide serían apropiados para tal tarea. Algunos familiares de víctimas de la voladura de AMIA rechazaron el nombramiento. Memoria Activa consideró que el caso exhibe una “impunidad sin límites”; vincularon al fiscal con su tía, la camarista Riva Aramayo, en el armado de la causa para desviar la línea de investigación de la “pista siria” que involucraba a Menem.

 

La camarista que falleció en 2002 fue la informante del ex juez Juan José Galeano del cambio de versión de Telleldín en relación con la venta de la Traffic y de su vinculación con los policías bonaerenses en el atentado.

 

No es el primer cambio que la UFI AMIA sufre tras la muerte de Alberto Nisman en 2015, cuando la entonces procuradora general Alejandra Gils Carbó rediseñó la estructura con tres fiscales dedicados exclusivamente a la unidad. De ese equipo, Salum fue el único que resistió hasta ahora. En septiembre pasado, AMIA y DAIA lo recusaron en la investigación que aún sigue abierta para determinar responsabilidades en el atentado que aún continúa impune.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
NOMBRE