Recalde: “Estamos todos en libertad condicional”

0
216

El ex vicepresidente de la Nación Amado Boudou fue detenido esta mañana en el edificio Madero Center, donde reside. Un grupo de agentes de la Prefectura Naval Argentina ingresó al inmueble, ubicado en Puerto Madero, con una orden de detención firmada por el magistrado Ariel Lijo.

También fue detenido por orden del juez, José María Núñez Carmona, amigo, socio y considerado como testaferro de Boudou.

a detención de Boudou se produjo días después de que, en la causa por el enriquecimiento ilícito del ex vicepresidente, el fiscal Jorge Di Lello haya pedido que varios de los imputados justifiquen el modo en el que consiguieron algunos bienes.

 

Lijo consideró a Boduou como el jefe de una asociación ilícita que lavó dinero. Su socio Núñez Carmona tiene el carácter de organizador de esa asociación ilícita. Para el juez hubo tres hechos de lavado de dinero por los cuales Boudou debe dar explicaciones: unos 80.000 dólares que aparecen en su patrimonio, el blanqueo que hizo su socio en el año 2009 y la compra de un departamento junto a quien era su pareja, Agustina Kämpfer.

 

 

 

El presidente del bloque de diputados nacionales del Frente para la Victoria-PJ, Héctor Recalde, aseguró hoy que la detención de Amado Boudou “demuestra la persecución que hay” por parte del gobierno nacional, al sostener que el ex vicepresidente “siempre estuvo a derecho”, y advirtió que “hay una animosidad contra ex funcionarios” del gobierno kirchnerista.

Recalde afirmó que la detención del ex vicepresidente “demuestra la persecución que hay”, al sostener que Boudou “siempre estuvo a derecho” y recordó que “el principio general en el derecho penal es la libertad, y la excepción es la prisión, y cuando se puede tener prisión sin sentencia firme es cuando hay peligro de fuga”.

Según el titular del bloque de diputados del FPV-PJ, Boudou “estuvo siempre a derecho; no hay peligro de fuga” y se preguntó “qué capacidad tiene de destruir o de obstaculizar la producción de pruebas” el ex vicepresidente, al advertir que “hay una animosidad contra todos los que fueron funcionarios de nuestro gobierno”.

Recalde afirmó en declaraciones a Radio Del Plata que “la violación de derechos humanos es otra característica de este gobierno autoritario”, al afirmar que “hay una democracia de muy baja densidad”.  “Estamos llegando casi a un Estado policial. Hay tanta violación de la institucionalidad que estamos todos en libertad condicional”, consideró Recalde en la entrevista que concedió esta mañana, luego de que fuera detenido el ex vicepresidente y ex ministro de Economía en la causa en la que se lo investiga por presunto enriquecimiento ilícito.

Consideró que la “política” del gobierno nacional es “meter miedo, someter, con las amenazas que hay”, y aseguró que “hay funcionarios que lo están diciendo y amenazan con carpetazos”. “Este Gobierno no tiene límites. Lo que uno pensaba que era imposible se está dando, no se puede descartar”, opinó al ser consultado sobre la situación judicial de la ex presidenta Cristina de Kirchner y de su hijo, el diputado nacional Máximo Kirchner.En este sentido, advirtió: “Nosotros vamos a resistir porque estamos defendiendo la institucionalidad”.

• La polémica por las preventivas

Por su parte, el ex juez de la Corte Suprema de Justicia Raúl Eugenio Zaffaroni consideró que la medida “no está dentro de las normas procesales”. “La prisión preventiva o detención efectiva de ex funcionarios que tienen más de dos años de toda función pública, con el argumento de que pueden perturbar la investigación, como se está usando con Milagro Sala, De Vido, o ahora Boudou, independientemente de que se investigue si cometieron delitos, no tiene sentido.

 

La prueba es documental, se secuestra la prueba documental y listo. ¿Quién va a interferir?”, se preguntó el ex magistrado. “Son fundamentos falsos en todos estos casos. Se maneja la prisión preventiva como pena anticipada. La detención de Boudou no está dentro de las normas procesales”, afirmó Zaffaroni en diálogo con Radio del Plata.

La jueza María Laura Garrigós de Rébori, integrante de la agrupación Justicia Legítima, coincidió con Zaffaroni. “El uso de la prisión preventiva como un adelanto de condena es una práctica perversa”, indicó. En declaraciones a Radio 10, la magistrada subrayó: “Estamos hablando de un delito que en el caso de que fuera condenado seguramente no va a ser de cumplimiento efectivo, es un delito que no supera los tres años de prisión”. “En este tipo de delitos la prisión preventiva es más gravosa que la sentencia. Y aún falta toda la etapa instructoria y después el juicio”, remarcó la jueza.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
NOMBRE