“No voy a parar”, dijo la mamá del nene abusado en un club de Mac Alister

0
192

La madre de un niño que acusa por abuso a su ex entrenador de fútbol en el Club de la familia Mac Allister, denunció que recibió una intimación de los hermanos del candidato a gobernador y, aseguró que “No va a parar”.

 

Un día antes de una audiencia judicial por el caso de “abuso sexual”, los Mac Allister le enviaron una carta documento a Julieta Etchenique donde la intiman a “dejar de divulgar falsedades” en las redes sociales.

 

A principios del año pasado, Etchenique denunció penalmente a Héctor “Patilla” Kruber, entrenador de las divisiones infantiles del Club Deportivo Mac Allister, ubicado en Santa Rosa, La Pampa.

 

Según relatos de los niños, el DT les sugería dormir desnudos para “mejorar el rendimiento”, les hacía “masajes de relajación” durante la siesta, tenía las llaves de las habitaciones donde se hospedaban los chicos y sus teléfonos celulares y habría intentado que le practicaran sexo oral.

 

Etchenique, la única madre que denunció a Kruber, dijo a Página que la carta documento que le enviaron el ex secretario de Deportes de la Nación y su hermano “es una vergüenza, una payasada”.

 

En el documento, los ex futbolistas solicitan a Etchenique el “cese  inmediato de conductas de hostigamiento y propagación y divulgación de falsedades varias que afectan necesariamente la personalidad y vida general de los indicados”.

 

“Es inadmisible esta campaña que realiza en función de difamaciones y expresiones unilaterales, que son subidas (y compartidas) a redes sociales con el consabido daño que ello genera”, agregan.

 

Los hermanos Mac Allister no se presentaron a la audiencia de conciliación que tenían ayer. “Sólo fue el abogado sin ninguna orden en particular”, aseguró Etchenique. “La causa contra Kruber sigue igual”, lamentó la mujer. El entrenador está detenido desde abril.

 

Etchenique contó que durante un torneo que se hizo los dos últimos fines de semana de febrero de 2017 en Médanos, al sur de la provincia de Buenos Aires, su hijo de 13 años le dijo que el entrenador les quiso “tocar el pito y que se las re mandó”.

 

“Yo no jugaré más al fútbol, pero te voy a denunciar”, habría dicho el chico a Kruber. El entrenador habría intentado tocar al niño y, ante su negativa, lo habría amenazado con no jugar la final del torneo. En ese momento, los jugadores decidieron convocar a sus padres.

 

Etchenique fue al hotel donde se hospedaban los chicos. Ahí, la mujer habló con un padre que los acompañaba y contó que “hay seis que contaron que tuvieron contacto más directo y uno de ellos es tu hijo”. Después, otro padre llevó a Kruber a la terminal de micros para que se fuera de la ciudad.

 

“Pedí que lo llamen a Patricio Mac Allister, el dueño. Estaba en Monte Hermoso, a 100 kilómetros, y se vino para estar con los chicos. Lo más horrible fue cuando empezaron a decir que nos callemos. Patricio nos pedía que no contemos nada, que vamos a ver cómo lo resolvíamos. Que este tipo no iba a estar más”, afirmó Etchenique.

 

Etchenique decidió esperar una semana para ver si lograba que otro padre se sume a la denuncia. Desde el club, les pidieron que no hablaran “por la sociedad” y ninguno de los padres del grupo la acompañó.

 

“Todo Santa Rosa sabía de este tipo”, aseguró Etchenique. “Cuando recién salió a la luz el abuso con los nenes, hubo personas que empezaron a contarnos que les pasó lo mismo cuando eran chicos. También hablé con padres que dijeron que les había pasado a sus hijos. Hay mucha gente que sabía esto”, agregó.

 

Según Etchenique, los Mac Allister “reconocieron que sabían” sobre los abusos a los jugadores. “Dijeron que había pasado lo mismo hace un par de años y que lo habían tenido que echar”, sostuvo. Pero los hermanos lo trajeron de vuelta a Kruber “por los buenos resultados que tenía como entrenador”.

 

La mamá contó que ella y su hijo viven este proceso “siempre con el mismo dolor, como si fuera el primer día”. “Pero tenemos la verdad y eso nos va a llevar lejos. Es lo que nos mantiene fuertes”, aseguró.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
NOMBRE