Otro castigo al bolsillo del bonaerense

0
32

En sintonia con el ajuste de la Casa la gobernadora Vidal aumentará un 38 por ciento el impuesto inmobiliario en el Conurbano, lo que representaría ingresos extra por 8000 millones de pesos.

 

El gobierno de la provincia de Buenos Aires busca imponer un aumento del impuesto inmobiliario, tanto urbano como rural, del 38 por ciento para 2019, para compensar a la condonacion al sector privado con rebajas en Ingresos Brutos (recibe 10.000 millones menos).

 

El proyecto de Presupuesto para el año próximo de la gobernadora María Eugenia Vidal busca compensar con una mayor presión sobre los bolsillos de los bonaerenses los recortes en la carga impositiva a empresarios que exige el Fondo Monetario.

 

En la ley de asignación de recursos y gastos, anticipa un déficit presupuestario de 40.000 millones de pesos y una emisión de deuda de 68.500 millones de pesos, equivalente a unos 1850 millones de dólares al tipo de cambio actual.

 

Por el lado de los ingresos tributarios, se destaca el aumento en términos reales del Inmobiliario –para una inflación nacional proyectada de 34,8 por ciento promedio– para todas las categorías: urbano, edificado, baldío y rural. Se mantendrá la exención a pequeños productores que tengan hasta 50 hectáreas. El propietario de una vivienda de valuación fiscal de hasta 2,5 millones de pesos abona actualmente cinco cuotas de 1392 pesos de impuesto y pasaría a pagar 1879 pesos.

 

En la recaudación de tributos propios, el principal componente es Ingresos Brutos, el cual se verá limitado otra vez el año próximo según lo acordado en diciembre pasado en el Pacto Fiscal. En ese pacto firmado por todas las provincias, con excepción de San Luis, se combino “bajar la presión tributaria sobre las actividades económicas”.

 

En el caso de Buenos Aires, el año próximo llevaría a cabo un recorte en las alícuotas del impuesto a la actividad agropecuaria (de 1,5 a 0,75 por ciento), en servicios profesionales (de 5 a 4,5 por ciento), construcción (3 a 2,5 por ciento), transporte (3 a 2 por ciento), servicios públicos (4 a 3,75 por ciento), comunicaciones (5 a 4 por ciento) y alquileres (6 a 5 por ciento).

 

Fuentes parlamentarias aseguraron a medios radiales que el recorte implica una caída de 10.000 millones de pesos de recaudación provincial que Vidal pretende compensar con el alza en el Inmobiliario.

 

Según cifras oficiales, tres de cada cuatro viviendas encuadran en esta última franja. Pese al traslado de la carga del sector empresario al contribuyente, las cuentas de la provincia están lejos de cerrar en equilibrio.

 

Un informe del Centro de Estudios de Política Económica (CEPA) indico que al tipo de cambio de bandas estimado en el presupuesto, Buenos Aires deja de percibir entre 10.846 y 12.977 millones de pesos del denominado Fondo Sojero. También comenzarán a tributar otras actividades.

 

Según el proyecto de presupuesto provincial, se empezará a aplicar una alícuota de 2 por ciento sobre los Premios en Tragamonedas, con lo cual se buscará recaudar unos 6000 millones de pesos; y habrá una alícuota de 15 por ciento sobre el Juego Online, que le representaría unos 1100 millones

 

La provincia recibió el año pasado 44.000 millones extra del Fondo del Conurbano, sin embargo, el impacto de políticas de ajuste del FMI, que implican la eliminación del fondo sojero y la rebaja en Ingresos Brutos.

 

Desde la oposición aseguran una pérdida de 60.000 millones por la cesión de impuestos, sumado a que la administración Vidal planea tomar deuda del mercado por 68.500 millones de pesos, y a su vez señalan que la provincia está quebrada aunque pretenden compensar con la suba del Inmobiliario los recursos que Nación le quitó con la reducción de impuestos por el Pacto Fiscal.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
NOMBRE