Roma será un fiesta: reabre el Coliseo en todo su esplendor

0
22

Después de un extraordinario trabajo de restauración, que costó 25 millones de euros, esta semana abren al turismo los pisos más altos del Coliseo.

 

Nuevamente se podrá subir hasta lo más alto del Coliseo romano, el anfiteatro construido en el siglo I d.C. y uno de los mayores símbolos de la Roma imperial. Después de un trabajo de restauración de más de tres años, por fin se podrán visitar sus dos niveles superiores, destinados, en esa época, a las clases bajas. Las visitas serán limitadas y se necesitará una reserva previa para concretarlas. Desde el último nivel se podrá observar una vista privilegiada: el Colle Oppio y el Palatino, dos de las colinas de Roma, a 50 metros de altura. Con esta inauguración, el Coliseo tendrá asegurado un caudal de 7 millones de visitantes sólo durante este año.

 

En el anfiteatro Flavio, como se lo bautizó originalmente, los niveles más alejados de la arena estaban reservados a la plebe y ofrecían unas vistas espectaculares: para los arquitectos son como un verdadero ático sobre Roma. Con la apertura de los anillos IV y V, el Coliseo ofrecerá una nueva perspectiva con la reconstrucción de su arena (que también fue modificada), según comentó el ministro de Bienes Culturales italianos, Dario Franceschini. Este 1° de noviembre se abrirán las visitas a un máximo de 25 personas. El cupo es limitado por motivos de seguridad y porque las rampas para acceder son empinadas. El nivel V era el único no numerado, estaba destinado a los tickets más baratos, a la plebe romana, la más alejada del espectáculo de los gladiadores, pero la única que contaba con un pequeño tejado que protegía del sol y de la lluvia. En el piso inferior se sentaban los pequeños comerciantes, personas que tenían cargos públicos, a los que se destinaba al menos un puesto numerado en los asientos. Eran butacas de madera y no en mármol travertino, como las destinadas a las clases altas de la República romana.

 

A esta nueva perspectiva, los expertos reconocen como el ático de Roma porque desde allí se puede tener la mejor vista a 360 grados del anfiteatro. “Es una experiencia increíble que los turistas disfrutarán en Roma”, comentó Franceschini al presentar los dos nuevos niveles a la prensa.

 

Misión cumplida. Con esta reapertura se completará la visita total del Coliseo, que se fue habilitando de a poco, a medida que se iban inaugurando los subterráneos y los ambientes ascéticos donde los gladiadores esperaban su turno para salir a la arena. El nuevo recorrido comenzará en el nivel II, a unos 30 metros de altura, en la galería a la que llegaban los espectadores para subir a los pisos más altos. Para llegar a este momento, el trabajo fue arduo. Durante más de tres años, un equipo de expertos y técnicos realizó, primero, la limpieza de todas las fachadas. Con la restauración fue posible sacar a la luz el estuco blanco y algunos puntos de color que revestían la galería. La iluminación que acompañará esta reapertura recuerda la penumbra de hace 2.000 años, cuando la luz filtraba sólo por pequeñas claraboyas y se encendían pequeñas antorchas colgadas en las paredes durante los días en que había programado algún espectáculo de sangre y arena.

 

La nueva visita permitirá, además, hacer un recorrido social de la Antigua Roma y de su división por clases sociales. “Será así porque en el nivel I se sentaban los senadores; en el II, los llamados equites, una unidad militar especial de caballería dedicada a la escolta del emperador; en el III, se ubicaba una especie de clase media romana; en el IV los comerciantes y, en el último, la plebe”, explicó a Viva la directora del Coliseo, Rossella Rea. El monumento es imponente desde donde se lo mire. Por eso está incluido entre las Siete Maravillas del mundo. Es una joya arquitectónica y un fiel reflejo de la Roma imperial.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
NOMBRE