La medicina privada aumenta nuevamente desde el viernes

0
46

El Gobierno autorizó un incremento de las cuotas del 6 por ciento a partir de diciembre, con lo cual el año finalizará con un alza del 31 por ciento, que supera los índices de la inflación y las paritarias de los trabajadores de la salud.

A partir de este viernes las prepagas aumentarán la tarifa de los usuarios, según lo resolvió el Ministerio de Salud. Con este nuevo ajuste las prestadoras cerrarán el año con un incremento del 31 por ciento, un porcentaje superior a casi todos los indicadores de precios, con excepción de las tarifas de los servicios públicos, y por encima a los convenios salariales.

Los aumentos en las cuotas no se justifican en un encarecimiento proporcional de la estructura de costos que tienen las empresas de medicina, de acuerdo con un informe de la Fundación Soberanía Sanitaria. El 74 por ciento de los costos de las clínicas y sanatorios privados son laborales, mientras que el gremio de la Sanidad obtuvo un aumento de salarios desdoblado que en total suma un 22 por ciento.

El objetivo del informe de la Fundación hace eje en porque las prestadoras aumentan las prepagas y en base a que motivos el Ministerio de Salud autoriza aumentos antes de interrogar. La reglamentación de la ley 26.682, que regula a las empresas de medicina prepaga, establece que las compañías del sector no pueden aumentar sus cuotas sin acuerdo de la autoridad de aplicación, para lo cual las firmas deben justificar la suba y someterse a un análisis de su estructura de costos.

De acuerdo al relevamiento de la Fundación, en el mercado existen unas 270 empresas de medicina prepaga, pero sólo ocho concentran el 61 por ciento de los afiliados y el 70 por ciento de la facturación. Ese universo además se divide entre las que tercerizan la totalidad de sus prestaciones, como OSDE, y las que cuentan con una red propia de servicios como Swiss Medical. En promedio, los gastos de administración representan mas del 20 por ciento de los costos y el 80 por ciento restante corresponde al pago a los prestadores médicos, como clínicas o sanatorios.

Este año, los trabajadores de la salud obtuvieron un aumento del 22%, dividido en 13 por ciento en julio y 9 en octubre. Según el estudio, hasta septiembre el costo laboral aumentó en la estructura de las empresas 13 por ciento; los insumos médicos, un 19 por ciento; los no médicos, 16 por ciento; mantenimiento, 19 por ciento, y servicios públicos, 51 por ciento. Este último es el único que subió por encima del ajuste en las cuotas autorizados para el sector que a septiembre -previo al aumento del viernes-acumula un incremento del 23,9 por ciento promedio.

De todos modos, el Ministerio autorizó en octubre un incremento de tarifas de las prepagas de hasta un 6 por ciento a partir del 1 de diciembre. Este se suma al 6 por ciento otorgado en febrero, 6 de julio, 5 de agosto y 5 de septiembre, “cerrando un aumento acumulado del 31 por ciento en las tarifas de las prestadoras de medicina de prepaga en 2017”. El año pasado el Gobierno había autorizado cuatro aumentos: en marzo (9 por ciento), junio (15), julio (5) y octubre (9), lo que arrojó un alza acumulado de 43,5 por ciento, también por arriba de la inflación.

La suba de las prepagas impacta en el bolsillo sumado al aumento en medicamentos, servicios públicos, transporte y combustibles, reseña el informe. “Es necesario priorizar el acceso a la Salud de la población, en el que sin dudas el sector público debe crecer en financiamiento ante una imposibilidad de resolverlo mediante el mercado, que es caro y tiene una lógica comercial”, aseguró Nicolás Kreplak, ex viceministro de Salud de la Nación y actual presidente de la Fundación Soberanía Sanitaria.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
NOMBRE