El intendente del PRO en General Rodríguez nombró a familiares

0
20

El intendente macrista de General Rodríguez nombró entre sus funcionarios a hermanos, primos y cuñados y se justificó diciendo que nombraba a gente de su confianza.

“Que este 2018 nos encuentre juntos, con paz y felicidad compartida, trabajando todos por un General Rodríguez próspero y con el futuro que se merece. Les deseo de corazón todo lo mejor del mundo. Gracias por acompañarnos. Que Dios los bendiga”, posteó Darío Kubar, el intendente del PRO, acompañado de una foto familiar en Twitter durante el primer día del año.

Según pudo saber LTP, Kubar designó a unos 14 familiares directos en cargos importantes dentro del municipio y la lista llegaría a 20 en otros cargos menores. Si Kubar se ve forzado a adherir a la tardía proclama presidencial de excluir de la administración estatal a los familiares directos de los principales funcionarios, su “equipo” comunal correría riesgo de quedar vacío.

El escándalo que desató ministro de Trabajo, Jorge Triaca, con el nombramiento de una empleada familiar como interventora de la delegación San Fernando del SOMU, terminó con el presidente Macri ratificándolo en el cargo y con un decreto para desplazar a familiares de integrantes del Ejecutivo en la administración pública nacional.

La gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal fue de la primeras en encolumnarse con la decisión presidencial y desde su administración le apuntan a los municipios como el supuesto embrión del nepotismo.

El intendente Kubar tiene casi una veintena de familiares en su gestión municipal. Su esposa, Natalia Ruiz, es ahora concejal tras encabezar la boleta de Cambiemos en 2017, hasta entonces –desde 2015– fue su secretaria privada. Su hermano, Lucas Kubar, es secretario de Servicios Públicos mientras que su primo Carlos Kubar, coordinador de Políticas Socioeducativas.

Sus cuñadas Graciela y Florencia Ruiz son directora del Museo Municipal y subdirectora de la Privada municipal, respectivamente. SU cuñada Miriam Conforti, esposa del secretario Lucas Kubar, es empleada en la Dirección de Entidades. Sus sobrinas Brenda y Wanda Lucero –hijas de la directora Graciela Ruiz– son directora de Juventud y empleada en la poblada Secretaría Privada, respectivamente. Mariano Pallet –sobrino político, marido de Florencia Ruiz–, es jefe de la Oficina Local del Anses. Marina Cordone –esposa del primo Carlos Kubar–, jueza de Faltas designada por su gobierno y ex concejal opositora hasta que le salió el cargo. Otro primo, Luis Moreno, es subdirector de Regularización Dominial. La pareja de Graciela Ruiz, Raúl Lucero, trabaja en la radio municipal mientras que a la esposa de su socio en el estudio de ingeniería, Patricia Piatta, la designó jueza de Faltas.

La comuna le alquila al primo del intendente, Juan José Kubar, la casa que utiliza el Juzgado de Faltas –creado en su administración– por más de un millón de pesos al año. También hay contratistas que se encargan de controlar las ferias de artesanos que portan los familiares apellidos Kubar y Ruiz, que suman otros

Kubar llegó a la intendencia en 2015 en la misma boleta que Macri y Vidal, ahora también quedó expuesto. Por su zigzagueante trayectoria política, el macrismo no termina de reconocerlo como propio. Kubar fue concejal del FpV y hacía campaña con unos pinguinos inflables en la plaza del pueblo. Luego pegó el salto al massista Frente Renovador y se alineó con el ex intendente de Malvinas Argentinas, Jesús Cariglino, pero Kubar fichó para el macrismo en General Rodríguez.

Kubar perdió la elección legislativa de octubre a manos de Unidad Ciudadana, a pesar de haber jugado a su esposa como primera candidata a concejal. Pese a la derrota, la gobernadora Vidal buscó respaldarlo y el 9 de enero pasado, en su primera recorrida luego de visitar la Costa Atlántica, estuvo con Kubar en un hospital de la zona.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
NOMBRE