Un amigo del Papa y dirigente de la CTEP fue sancionado por criticar a la justicia

0
44

Un amigo del Papa Francisco y dirigente social de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) fue sancionado por la justicia que alegando un decreto de la dictadura, consideró ofensivas contra los jueces sus palabras en el juicio por la toma de la comisaría 24 de La Boca.

Se trata de Juan Grabois, quien en su exposición final en un juicio del Tribunal Oral Federal N° 6, denunció la persecución política contra los líderes sociales y criticó duramente al Poder Judicial por ser la “bancarrota moral servida al poder público, oficialista al poder de turno”.

En el juicio, Grabois representó a Lito Borello, imputado junto a Luis D’Elía. Por su alegato, el tribunal le impuso una multa equivalente al 15 por ciento del salario mensual de un juez de primera instancia. Para hacerlo, usó el decreto 1285/1958, firmado por el gobierno de facto de la Revolución Libertadora.

Desde el punto de vista del derecho, de la Justicia y del debido proceso este juicio deja mucho tela para cortar”, comenzó sus palabras finales el dirigente, que calificó al juicio como un “evidentemente político” .

Grabois apuntó directamente contra las actitudes de los jueces que dejaron en evidencia “un prejuicio que ni siquiera se disimuló”. También denunció el nuevo “clima de época” en el que los pasillos de Comodoro Py se convirtió en las pasarelas de los opositores y remarcó “la bancarrota moral de una Justicia servida al poder de turno”.

“El Poder Judicial debería avergonzarse por su desapego a los principios del Estado de Derecho y por tener entre sus filas a magistrados que han convalidado el terrorismo de Estado”, lanzó el dirigente social y abogado.

Por último, Grabois criticó también a la fiscal por “dar a entender” que los integrantes de las organizaciones sociales “por ser pobres no tienen uso de su voluntad” a lo cual el dirigente le respondió que “cualquiera de esos pobres tiene un sentido mucho más hondo de la Justicia que muchos de los que están acá”.

El decreto esgrimido por los jueces para condenar las palabras de Grabois sostiene que se puede sancionar con “prevención, apercibimiento, multa y arresto de hasta cinco (5) días” a quienes “obstruyeren el curso de la justicia o cometieran faltas en las audiencias, escritos o comunicaciones de cualquier índole, contra su autoridad, dignidad o decoro”.

La diputada Myriam Bregman junto al Centro de Profesionales por los Derechos Humanos y la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos consideraron la sanción como “un feroz ataque a los abogados defensores de causas eminentemente políticas” y apelaron

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
NOMBRE