El funcionario del PRO que estafó al Club Atlanta

0
51

El director administrativo de la Secretaria de Derechos Humanos Carlos Alberto Bulaievsky ingresó al Estado con Macri en la categoría A, grado 1 de la Sindicatura General de la Nación (Sigen) pero no cumplía con los requisitos para el cargo, debido a las causas pendientes con la justicia cuando era presidente del club Atlanta.

El actual funcionario Carlos Alberto Bulaievsky trata los asuntos del personal del organismo, sin embargo, los trabajadores constataron a su llegada algo que ya se sabía, pero que no excedía las fronteras del mundo del fútbol. Lo buscaron en Google y le cantaron piedra libre.

Bulaievsky había sido expulsado de Atlanta tras una denuncia que recibió por defraudación en el pase de Luis Bonnet al club Gimnasia y Tiro de Salta. Los delitos que le imputaban se basaron en esa operación firmada el 22 de enero de 1998. Pasaron casi veinte años, pero, si la causa judicial prolongó su vigencia porque el actual funcionario alargó los plazos procesales con el pedido de una probation que en primera instancia no cumplió.

Después de un sobreseimiento en primera instancia, el 11 de abril de 2011 la Cámara de Casación Penal, Sala 2, dio vuelta la resolución que beneficiaba a Bulaievsky con la probation. El tribunal consideró que no se había llevado a cabo “la pericia caligráfica solicitada por la querella y tendiente a establecer si el encartado habría participado en la adulteración de los cheques cuestionados”.

Al continuar los efectos del juicio penal, el ex presidente se comunicó con los abogados de Atlanta para resolver la cuestión civil y se comprometió a saldar su nuevo compromiso de pago. “Fue en ese momento que nos pidió hacer una asamblea para tratar de revisar su reincorporación como socio y se decidió expulsarlo de por vida. Yo estuve en la asamblea”, le cuenta una fuente del club a PáginaI12.

Bulaievsky pagó en el marco de ese acuerdo “pero muchísimo menos, fue muy bajo para Atlanta, no recuperamos de ninguna forma el total del perjuicio para el club”, completó el informante que tiene conocimientos jurídicos.

El funcionario que trabaja en la Secretaría de Derechos Humanos había ingresado antes a la Sigen: el 17 de febrero de 2016. A fines del año pasado, Avruj echó a la responsable técnica, administrativa y contable del Espacio Memoria y Derechos Humanos, Karina Núñez. La mujer había tenido la ocurrencia de bailar arriba de los escritorios de una dependencia de la ex ESMA para despedir el año. Su caso se viralizó en las redes sociales y le costó el puesto.

Desde ese momento comenzó a interactuar con el personal de las distintas dependencias de la secretaría. Discute con los delegados de ATE y UPCN sobre salarios y condiciones de trabajo, aunque en los últimos días habría sido desplazado de esa función manteniendo su cargo.

En la secretaría que comanda Avruj y depende del ministro de Justicia, Germán Garavano, ya hubo decenas de despidos desde el inicio de la gestión, se abrieron listas de retiro voluntario, se vaciaron programas como una forma de desgastar a los trabajadores para que renuncien y se proyectan más jubilaciones anticipadas.

Hay sueldos en el organismo que rondan los 12 a 13 mil pesos. Esos importes solo suben cuando se los promedia con los haberes más altos. La mitad de la paga se realiza en negro, con el consecuente problema para liquidar las jubilaciones futuras. Los contratos se renuevan cada 180 días.

A ese Estado en pronunciado declive llegó Bulaievsky desde el sector privado. Como empresario hizo de todo un poco, además de ejercer su profesión de contador y administrador de empresas. Tuvo una fábrica de sándwiches, participó en el directorio de una compañía que vende material vial y en otra que comercializa cereales y oleaginosas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
NOMBRE