El Gobierno exige que todos los aumentos salariales sean remunerativos

0
42

El Ministerio de Trabajo decretó que no podrá haber sumas no remunerativas en los convenios. La medida es valorada por laboralistas, pero la oposición señala que la intención es recaudatoria ya que desconocerá acuerdos salariales que contengan como aumentos no remunerativas.

 

De acuerdo con lo publicado en el Boletín Oficial, a partir del mes que viene la cartera que conduce Jorge Triaca no dará curso ni homologará o registrará convenios, con el objetivo “de garantizar la sustentabilidad del régimen previsional”.

 

En un escenario de caída de los recursos previsionales por menor empleo y pérdida de poder adquisitivo de los salarios ante la inflación, el Gobierno aplica una medida con intención recaudatoria que imprime mayor rigidez a los acuerdos.

 

“Esto no es para transparentar las relaciones laborales y dejar en firme que todo lo que percibe el trabajador sea salario. Es recaudatorio. Primero baja las contribuciones patronales y ahora no les alcanza el dinero”, sostuvo Gustavo Ciampa, presidente de la Corriente de Abogados Laboralistas 7 de julio.

 

También se restituyeron las contribuciones patronales adicionales a los regímenes de jubilación diferencial para un universo de 50 actividades de industria, transporte y servicios.

 

Tal como sucedió en la última etapa del menemismo, a través del decreto 1477 había definido que los tickets (canasta o restaurante) que se entregaban como aumentos salariales no eran remunerativos. En julio de 1996, con una situación presupuestaria más compleja, el gobierno derogaba su propio decreto de 1989 y convertía a los tickets como remunerativos. Pero eso duró tres meses y en septiembre volvió a ser no remunerativo.

 

La excepción continuará siendo en los beneficios sociales otorgados por el empleador, viáticos y compensaciones por suspensiones por falta de trabajo. También se restituyeron las contribuciones patronales adicionales a los regímenes de jubilación diferencial para actividades en donde los trabajadores se jubilan en promedio de los 50 años o con 25 de aportes por riesgo de insalubridad o envejecimiento prematuros.

 

Por decreto, la dictadura de 1976 suprimió los aportes diferenciales a cargo de los trabajadores y los unificó en 2 por ciento, pero en 1980 fueron suprimidas mediante otra resolución. Para acceder al beneficio el trabajador de algunas de las 50 ramas de actividad que lo contempla no tiene que realizar “ningún tipo de aporte adicional”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
NOMBRE